Urien, Ernesto Facundo

Fecha del testimonio: 
1985-06-19
Referencia: 
Juicio a las Juntas

 
Dr. López: Se llama al estrado al señor Ernesto Facundo URIEN.
Dr. D’AIessio: ¿A cuál de los procesados conoce Ud. personalmente?
Uruien: Al teniente general Roberto VIOLA.
Dr. D’AIessio: Respecto de este procesado, o cualquiera de los otros, ¿considera Ud. que medie alguna circunstancia que pueda afectar la imparcialidad de su testimonio?
Urien: No.
Dr. D’AIessio: Señor URIEN, ¿se desempeñaba Ud., prestaba servicio en el liceo militar General Paz de la provincia de Córdoba en el mes de diciembre de 1977?
Urien: En el mes de diciembre del año 1977 me sale el pase, yo estaba destinado al Regimiento 1 de Caballería Villaguay y debía efectuar la presentación en el liceo militar General Paz dentro de los 15 días que marca el reglamento; la fecha del pase no la recuerdo, sí recuerdo que en ese tiempo debía presentarme.
Dr. D’AIessio: ¿Ud. recuerda la fecha en que se hizo cargo de estas funciones, con cierta precisión?
Urien: Con cierta precisión no, pero dentro de la primera quincena de diciembre.
Dr. D’AIessio: Bien. En esa oportunidad, durante ese lapso, ¿tuvo Ud. una entrevista con el doctor GAVALDA y su esposa, con motivo de la búsqueda por ellos de 4 nietos suyos?
Urien: Efectivamente, con ellos me entrevisté cuan do concurrieron al liceo militar General Paz.
Dr. D’AIessio: ¿Recuerda Ud. el motivo de la presencia de ellos en la institución militar?
Urien: Yo hablé personalmente con la señora; la señora era de apellido GORDO, lo recuerdo porque es hermana o familiar de un general, la atendí en la guardia y estuve charlando con ella. El motivo por el cual fueron fue porque reclamaban o buscaban unos chicos que no sabían cómo recuperarlos.
Dr. D’AIessio: ¿Qué hizo Ud. ante ese requerimiento?
Urien: Yo me desempeñaba como oficial de servicio, el oficial de servicio recurre al director a través de la guardia y a través de él vienen los cursos de acción, el curso de acción que recuerdo en este momento es que hubo que efectuar una llamada por radio al COT —que es Comando de Operación Táctica del Comando de la Brigada Aerotransportada 4—, donde se esperaba recibir contestación sobre si se entregaban o no.
Dr. D’AIessio: ¿Ud. sabía dónde se encontraban los menores en ese momento?
Urien: No conocía el detalle ése, ni vi a los chicos.
Dr. D’AIessio: ¿Conocía Ud. las circunstancias por las cuales estos niños se encontraban en una situación por la cual los abuelos reclamaban su tenencia, su entrega?
Urien: Desconozco ese... los hechos anteriores.
Dr. D’AIessio: Pero sabía en qué situación se encontraban en el momento del requerimiento que hace la señora GORDO DE GAVALDA.
Urien: La señora me transmitió que los padres habían... —los padres de los chicos— habían caído en un enfrentamiento, o habían desaparecido, esto lo conozco a través de la señora, oficialmente no sabía nada.
Dr. D’AIessio:¿Cuál es el curso de acción que le indica a Ud. la dirección del instituto?
Urien: El oficial de servicio es el que representa al director, en todo lo atinente a cuestiones del liceo en el día, su duración es de día; durante la noche lo representa, y durante el día uno tiene que presentarle los problemas al mismo, creo que la presentación de la señora fue de tarde, y bueno, hubo que recurrir al director y él, es decir... Yo no concurrí personalmente a ver al director.
Dr. D’AIessio: ¿Quién lo hizo?
Urien: En este momento, no me acuerdo.
Dr. D’AIessio: ¿Puede haber sido algún otro oficial o suboficial?
Urien: Debe haber sido un integrante de la guardia.
Dr. D’AIessio: ¿Qué instrucciones le transmitió?
Urien: No se las puedo decir con precisión.
Dr. D’AIessio: Como Ud. las recuerde...
Urien: Lo que recuerdo es que había que cerciorarse con el Comando de... con el COT, si los familiares acreditaban la identidad de ellos para poder entregar a los niños.
Dr. D’AIessio: ¿Pudieron hacerlo en ese momento?
Urien: Ellos presentaron los documentos donde estaban los datos personales.
Dr. D’AIessio: ¿Recuerda qué documentos presentaron?
Urien: No recuerdo.
Dr. D’AIessio:¿En esa oportunidad Ud. le entregó algún documento por el cual se satisfacía el requerimiento de esta señora?
Urien: Un “acta”.
Dr. D’AIessio: ¿El contenido de ese acta fue determinado por las instrucciones que Ud. había recibido del instituto?
Urien: Correcto.
Dr. D’AIessio: Le vamos a exhibir una fotocopia de ese acta, a fin de que Ud. pueda decirnos —según su recuerdo—, coincide con la que Ud. labró en ese momento, y si la firma que aparece en ella —a pesar de ser en fotocopia— si coincide con la suya. Doctor LOPEZ, proceda a exhibir esa fotocopia.
Urien: Esta es mi firma.
Dr. D’AIessio: Ud. dice que debían consultar con el COT, ¿qué funciones cumplía el COT. por el cual hubiera que consultarlo en un caso como éste?
Urien: Desconozco.
Dr. D’AIessio: ¿De dónde surgió la instrucción de consultar con el COT?
Urien: De la dirección.
Dr. D’AIessio: ¿La fiscalía tiene alguna pregunta para el testigo?
Dr. Moreno Ocampo: Sí, señor presidente. Le rogaría que le preguntase al testigo cuál fue su actuación militar, sobre todo, en los años ‘76 al ‘82.
Dr. D’AIessio: ¿Dónde prestó Ud. servicios y qué funciones cumplió en ese lapso?
Urien: En el año ‘76 me encontraba destinado en el Regimiento 1 de Caballería con asiento en Villaguay, Entre Ríos; del ‘76 al ‘77 continuaba en el mismo destino hasta que me salió el pase al liceo militar General Paz, dicho pase figura por el boletín reservado del Ejército; del ‘78 al ‘79 estuve destinado en el liceo militar General Paz con una comisión en el escuadrón de (ininteligible) cuatro con motivo de la posible guerra con Chile, donde obtuve la aptitud especial de paracaidista militar; a fines del ‘79 me salió el pase al Escuadrón 9, en Puerto Deseado; en diciembre del año 1980 me pasan a retiro obligatorio por inepto para las funciones de mi grado por no compartir las filosofías que sostenía la institución, que habían lesionado mi prestigio y concepto... (ininteligible).
Dr. D’AIessio: ¿En qué fecha se produjo ese pase a retiro obligatorio?
Urien: El general VlLLARREAL me comunica en octubre del año 1979, cuando estaba realizando maniobras en la cordillera, y el pase sale por boletín en diciembre del año 1980.
Dr. D’AIessio: Vuelvo a una pregunta del Tribunal referido al episodio anterior, el de la entrega de los chicos. ¿Ud. en ese momento sabía dónde se encontraban los menores? Ud. me dijo que no los había visto, pero, ¿sabía si alguno de ellos estaba en algún otro lugar y por alguna situación especial?
Urien: Recuerdo que uno estaba enfermo, creo que lo tenía, creo —no lo puedo asegurar, por eso le digo creo— que lo tenía un oficial del liceo.
Dr. D’AIessio: ¿Lo tenía en el liceo? ¿Lo tenía en algún otro lado? ¿Lo tenía en su casa?
Urien: En su casa.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor MORENO OCAMPO...?
Dr. Moreno Ocampo: El testigo ha dicho que fue pasado a retiro obligatorio por inepto, por considerárselo inepto para las funciones de su grado. Le pediría a la Cámara que le pregunte si anteriormente había sido sancionado, o había sido apercibido en esta calidad de “inepto”.
Dr. D’AIessio: ¿Había Ud. recibido otras sanciones por algún motivo al cual pueda vincularse esta calificación?’
UrI.nz Yo entré al Colegio Militar a los 15 años, me recibí a los 20, salí entre los primeros de la promoción, fui destinado al Regimiento 10 de Caballería, participé en el Operativo Dorrego, obtuve una sanción de 10 días de arresto por mantener conversaciones ideológicas con soldados, las cuales podrían ser mal interpretadas: la razón por esta causa fue porque en ese año, durante el periodo ... (ininteligible), intenté hacer un curso con soldados, de los cuales algunos eran universitarios, sobre historia argentina en base al libro del historiador Ernesto Palacio, y por mantener conversaciones de actualidad, posteriormente, me salió el pase a Villaguay; participé desde el 26 de mayo de 1975 hasta el 29 de agosto del mismo año en el Operativo Independencia; en esos dos meses estuve un mes combatiendo con tropa uniformada en el monte, a partir del segundo mes me designan como “auxiliar de inteligencia”, en el cual mi misión era trasladar las informaciones que se obtenían en las distintas fuerzas de tareas para reunir información y proceder en consecuencia; posteriormente al Operativo Independencia, vuelvo a mi destino, que es el Regimiento 1 de Caballería, hasta que me sale el pase al liceo, en el liceo militar General Paz obtengo la aptitud especial de paracaidista militar, y en el año 1979 sale publicado por boletín público del Ejército que obtengo la mejor subunidad entre los liceos militares. En el año siguiente es cuando me pasan a retiro por “inepto” para las funciones en mi grado.
Dr. D’AIessio: Ud. dijo que mantenía conversaciones de actualidad con los soldados, lo cual motivó aquella sanción anterior; ¿qué entiende Ud. por estas conversaciones sobre actualidad?
Urien: Como le refería, yo entré con 15 años al Colegio Militar, la formación que uno recibe ahí es muy parcializada, lo puedo comprobar porque en este momento estoy estudiando en la facultad, y una cosa es estudiar haciendo trabajos de investigación sobre un tema, sobre varias bibliografías, y otra cosa es estudiar sobre trabajos elaborados. Una vez así, antes de recibirme concurrimos a hacer un curso a Panamá, en Fort Gulik, en la zona del Canal, “Escuela de las Américas”, donde dichos cursos versaban sobre orientación y sobre contrainisurgencia, el director del Colegio Militar en ese momento era el entonces coronel VIOLA, de ahí es que lo conozco personalmente, porque en el viaje, como era el más antiguo de mi curso, tenía una relación más directa con dicho director. Cuando me recibí, mi destino fue el Regimiento de Caballería, nuestro mundo, como militar, es la familia militar, no hay contacto con el pensamiento del resto de la comunidad, es por eso que al tener soldados universitarios vivir una época en que me recibí, preelectoral, y luego un gobierno constitucional, a uno le surgen inquietudes para poder conocer qué es lo que pasa en el contorno, recibir esas influencias para no equivocarse; es por eso que a mí me sancionan, pues intenté conocer a los soldados analfabetos que uno recibe, hacerles conocer un poco la historia argentina que para ellos era una incógnita, creo que la sanción viene un poco porque uno tiene ciertas inquietudes que quiere transmitir o recoger de mundo que no conoce.
Dr. D’AIessio: Yo puedo haberlo entendido mal, pero creo que Ud. se refirió como a dos actividades, una era esta especie de lectura en común de la historia argentina de Ernesto PALACIO —si no entendí mal— y otra eran las charlas de actualidad. ¿o eran la misma cosa?
Urien: No le entendí la segunda parte.
Dr. D’AIessio: Y otro distinto de estas lecturas del libro de historia, ¿eran las charlas de actualidad? A esto se refería la pregunta del Tribunal.
Urien: Las charlas de actualidad consistían en el problema político del momento, de cuál era la solución, si el peronismo era la solución o no era la solución, en eso consistían, yo consultaba con ellos, porque ellos tenían una capacidad, al ser universitarios, mayor que la mía para comprender ciertos problemas...
Dr. D’AIessio: Está claro. Cuando Ud. fue pasado a retiro obligatorio, ¿ fue una medida individualmente tomada con usted o hubo otros oficiales del Ejército que merecieron igual sanción o igual temperamento?
Urien: Según la información que tengo a través de otros camaradas, inicialmente éramos más de una centena, 180 aproximadamente, llegado el momento quedamos 33 para pasar a retiro obligatorio, de los cuales soy el más moderno entre todos ellos.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor MORENO OCAMPO?
Dr. Moreno Ocampo: Si tuvo conocimiento de que efectivos del liceo militar General Paz ocupasen una quinta en las cercanías del liceo.
Dr. D’AIessio: ¿Tuvo Ud. conocimiento de esa circunstancia?
Urien: Tuve conocimiento porque todos los días salía un vehículo para hacer el relevo del personal que la cuidaba, dichos vehículos tienen que estar asentados en las hojas de ruta respectivas que se asientan en el libro de guardia del liceo.
Dr. D’AIessio: ¿Conocía Ud. la función que cumplía ese destacamento del liceo en ese lugar?
Urien: Era custodiar una casaquinta en la zona de Guiñazú.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor STRASSERA?
Dr. Strassera: Sí, señor presidente; volviendo al tema de la entrega de los niños, ha dicho que luego de un llamado por radio, se decidió esto, si sabe cuál era el contenido del llamado por radio.
Dr. D’AIessio: El testigo manifestó no haberlo hecho él, pero puede haberlo conocido después. ¿Conoció cuál fue el contenido de esta comunicación con el COT?
Urien: En la guardia de prevención del liceo está la sala de comunicaciones la cual es “área restringida” para cierto personal, desde ahí el radioperador, cuyo turno debe figurar en el libro de guardia, es el que efectúa la llamada radioeléctrica; yo lo que tenía que esperar era el visto bueno del COT para poder entregar los niños.
Dr. D’AIessio: ¿Debe inferirse entonces que Ud. no conoció el contenido de la consulta y de la respuesta?
Urien: Por supuesto, no lo conocí.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor STRASSERA? ¿Doctor MO RENO OCAMPO?
Dr. Moreno Ocampo: Sí. Solicitaría se le pregunta se al testigo si participó en operativos antisubversivos.
Dr. D’AIessio: ¿Participó Ud. en operativos antisubversivos?
Urien: En el año 1975 operé en Tucumán; posteriormente, estando en el liceo, existía una orden que para alistar personal se llamaba “PRE 1” o “PRE 2”; “PRE 1” era un alistamiento de una hora para salir en el caso de comunicación del Batallón de Inteligencia o del COT, y “PRE 2” era que existían dos horas para salir en caso de necesidad. En una oportunidad tuve la orden de salir de civil con el arma reglamentaria a custodiar un cine en la ciudad de Córdoba, pues se transmitía previo a la película un corto sobre el Operativo Independencia; posteriormente concurrí apoyando o dando protección al personal hasta “La Perla”, en dicho lugar no pude entrar, pero sí hasta la oficina, pude ver un hombre detenido, encapuchado, atado de pies y manos en una cuadra, solo.
Dr. D’AIessio: ¿Qué era “La Perla”?
Urien: Un centro de detención.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor MORENO OCAMPO?
Dr. Moreno Ocampo: Se le pregunta al testigo quién era esa persona que estaba encapuchada, o si consultó a los superiores sobre esta situación.
Dr. D’AIessio: Puede responder.
Urien: Negativo.
Dr. Moreno Ocampo: ¿Le consta que oficiales del Ejército participaran sin uniforme en estas detenciones clandestinas?
Dr. D’AIessio: La pregunta tiene varias partes... ¿A Ud. le consta qué oficiales del Ejército intervinieran sin uniforme en operaciones de lucha antisubversiva?
Urien: La respuesta es muy delicada, porque yo no los puedo identificar. Cuando yo llego al liceo militar General Paz, y quiero explicarle un poco cuál era el ambiente en que se vivía, debido a mi sanción de 10 días de arresto, debido a conversaciones sobre el proceder en este tipo de lucha antisubversiva, el estar un poco marginado de esas conversaciones, el levantarme de la mesa cuando se tocaban temas porque no me quería mezclar en estos asuntos, obligaba a que todo tipo de operaciones, si es que se realizaban de ese tipo, me fueran ocultadas: puedo precisar que en el liceo había tres vehículos que no eran de la dotación oficial, había un Fiat 128, un Taunus y un Peugeot.
Dr. D’AIessio: Cuando Ud. se refirió, de alguna manera, a participar en ese tipo de luchas. ¿esto da respuesta a la pregunta mía respecto del personal de civil? ¿O es una explicación de por qué Ud. no lo puede identificar?
Urien: El problema es que yo no puedo identificar a personas, porque uno recibía la orden del COT, del “PRE 1” del “PRE 2” y no sabía las actividades que se realizaban; si Ud. me dice si ellos participaban, es algo que no le puedo precisar, lo que sí sé es que había un alistamiento de 1 o 2 horas para salir en caso de necesidad.
Dr. D’AIessio: Ahora vamos a hacer la seguida parte de la pregunta de la Fiscalía. ¿Ud. sabe que hubiera habido operaciones de lucha antisubversiva que fueran clandestinas, es decir, que no quedaran registradas. que no pudieran formar parte de un operativo normal del arma a la que pertenecía?
Urien: Oficialmente no las conozco. Las conozco por los diarios, por los comentarios, pero es algo que no lo puedo precisar, porque no hay un documento firmado sobre eso.
Dr. D’AIessio: Cuando Ud. se refirió a operaciones realizadas de civil, ¿sabe si se trataba de personal de las Fuerzas Armadas o personas pertenecientes a otra institución, o no pertenecientes a las Fuerzas Armadas o de seguridad que participaran en esos operativos?
Urien: En el caso particular mío, en que yo tuve que salir en una oportunidad a custodiar ese cine, salí de civil.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor MORENO OCAMPO?
Dr. Moreno Ocainpo: Sí, el testigo se refirió a una situación en que concurrió a “La Perla”. ¿Puede aclarar la circunstancia por la cual él tuvo que ir a ese lugar?
Dr. D’AIessio: ¿Recuerda cuál fue la comisión que debía cumplir cuando tuvo que ir a ese lugar de dete nidos?
Urien: No la recuerdo.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor MORENO OCAMPO?
Dr. Moreno Ocampo: Ninguna más.
Dr. D’AIessio: ¿Los señores defensores? Doctor BUERO, adelante.
Dr. Buero: Señor presidente, ante las preguntas que se vienen formulando, pido por su intermedio y de mi parte, se le pregunte al testigo si en el año 1976 integró un grupo también integrado por suboficiales del Ejército, grupo titulado “Juventud Revolucionaria Peronista del Ejército.”
Dr. D’Alessio: Le voy a formular la pregunta. Quiero advertir que si Ud. considera que alguna de las preguntas que le formule la presidencia puede aunoincriminarlo de algún modo, está autorizado a negarse a responderlas, en virtud de la garantía que le ofrece el artículo 18 de la Constitución Nacional, ¿ha comprendido la pregunta que le formula el señor defensor? Ud...
Urien: Quisiera que me la reformule.
Dr. D’AIessio: Corríjame, doctor, si yo no la recuerdo. Si en el año 1976 Ud. conocía oficiales de su arma integrantes de un grupo denominado... repítalo, doctor...
Dr. Buero: “Juventud Revolucionaria Peronista del Ejército.”
Urien: Ni en el año 1976, ni en posteriores tuve relaciones políticas con ningún tipo de juventudes.
Dr. D’AIessio: ¿Y con anterioridad al año ´76?
Urien: Tampoco.
Dr. D’AIessio: ¿Doctor?
Dr. Buero: Si su hermano fue dado de baja de la Armada.
Dr. D´Alessio: Es impertinente, doctor, estamos interrogando al testigo y no a la familia.
Dr. Buero: Nada más, señor presidente gracias.
Dr. D´Alessio: Adelante, doctor TAVARES. Perdón, ¿entedí mal? Ah…, ¿algún otro defensor quiere preguntar al testigo? Muchas gracias, señor. Puede retirarse, su testimonio ha terminado. Ah…, Doctor FROMENT. Entiendo que Ud. Tiene que hacer una manifestación, pero no una pregunta. Tome asiento.
Urien: Señor presidente.
Dr. D´Alessio: ¿Si…?
Urien: Tengo algo para relatar.
Dr. D´Alessio: Si es pertinente a lo que ha sido preguntado, lo escuchamos.
Urien: Mientras me desempeñaba como jefe de compañía del liceo militar General Paz tenía un oficial llamado Gustavo Raúl GELFI, a través d él tuve conocimiento de hechos que quisiera relatar.
Dr. D´Alessio: Hágalo
Urien: Los hechos en cuestión se refieren a la inhumación clandestina de cadáveres del campo de instrucción de la Guarnición Córdoba; en ese hecho participó personal de cuadros, los cuales tuvieron que manejar ellos mismos máquinas viales; dichos cuerpos desenterrados, que estaban diseminados por la zona, fueron depositados en tambores con cal viva para luego llevarlos con destino incierto, entre los cuerpos que desentierran, uno de ellos presenta la documentación, y entre la documentación existe un recibo del Club Militar El Galpón…
Dr. D´Alessio: ¿De dónde, por favor?
Urien: Del Club Militar El Galpón.
Dr. D´Alessio: ¿Qué grado tenía este oficial que le comunicó... entiendo de apellido GELFI?
Urien: Teniente. Este teniente, al año siguiente, en un accidente en su nuevo detino, Chajarí, Entre Ríos, pierde la vida.
Dr. D´Alessio: ¿Puede repetir el apellido?
Urien: Gustavo Raúl GELFI.
Dr. D´Alessio: Bien. ¿Hay algún otro hecho pertinente que Ud. Quiera relatar?
Urien: No, señor presidente.
Dr. D´Alessio: ¿Doctor FROMENT?
Dr. Froment: Señor presidente, para que diga el testigo si cuando participó en el Operativo Independencia tuvo conocimiento de que se exhibieran órdenes de allanamiento o de detención.
Dr. D´Alessio: Puede contestar.
Urien: El primer mes me desenpeño en el monte con una sección, ayudando a las secciones, a la patrulla; posteriormente soy ubicado como “auxiliar de inteligencia”, en esa oportunidad…, no existen tales documentos, pero sí se maneja la información sobre la guerrilla existente en la zona.
Dr. D´Alessio: No existen esos documentos cuando se entra a una morada o casa de negocio; ¿se refiere UD. Cuando en el ejercicio, en el cumplimiento de una operación, las fuerzas militares debían penetrar en algún domicilio?
Urien: Las fuerzas de tares estaban preparadas para operar en el monte y no en la zona urbana, por lo menos el sector mío que yo tuve conocimiento; del resto no conozco.
Dr. D´Alessio: ¿Ud. Se refería, Sr. FROMENT, a operaciones en el monte con orden de allanamiento?
Dr. Froment: Si él tenía conocimiento ya sea en zona urbana; en el monte supongo que es evidente que no.
Dr. D´Alessio: ¿Tuvo algún conocimiento cuando se hacían operaciones que incluían entrar en algún domicilio?
Urien: Sí se realizaban, pero no estaban al conocimiento oficial nuestro, de nuestro sector…
Dr. Froment: Sí, ¿qué resultado tuvo la causa?
Urien: Hasta ahora desconozco, no tuve más referencias.
Dr. D´Alessio: ¿Y en el Juzgado Federal?
Urien: Tampoco.
Dr. Froment: Si su hermano Julio César Urien, fue condenado por...
Dr. D’Alessio: Dr., le repito la misma observación que al Dr. BUERO; explíqueme si es pertinente alguna razón para que le preguntemos al testigo por acontecimientos de la vida de un familiar suyo.
Dr. Froment: Bueno, solamente que hace a las generales de la ley; si tiene un hermano que fue condenado por tenencia de armas de guerra, por un juez federal...
Dr. D’AIessio: Que yo sepa Dr. las generales de la ley no incluyen la condena de los hermanos de los testigos; salvo que Ud. me pueda corregir.
Dr. Froment: No hace, pero sí a la forma, al criterio que pueda tener el testigo con referencia a la lucha armada que se entabló en el país.
Dr. D’AIessio: Ud. quiere decir respecto de la veracidad de los dichos del testigo, de esa debilidad: pero entonces si Ud. tiene algo en este sentido y le parece que esto es relevante, apórtelo al Tribunal, porque si se lo preguntamos al testigo y respecto de esta respuesta queremos apreciar la credibilidad de su testimonio, estamos incurriendo en una repetición de la paradoja de los cretenses, porque si el testigo no es creíble; ¿para qué se lo vamos a preguntar a él?; apórtelo Ud. y lo valorará.
Dr. D’AIessio: ¿Les explicó el oficial GUELFI algún motivo que existiera para eso?
Unen: Si, el motivo era no dejar rastros.
Dr. D’AIessio: ¿Se lo dijo así al oficial GUELFI?
Urien: El relato el Tte. GUELFI me lo efectuó pues se encontraba perturbado mentalmente ante los hechos vividos; fue un desahogo que me contara a mí la impresión que le causó dicha actividad.
Dr. Moreno Ocampo: Si recuerda o conoció la identidad de esa persona a la que se le encontró un documento. El testigo mencionó que uno de los cadáveres tenía, mantenía en su poder un documento de identidad.
Dr. D’AIessio: ¿Le menciorió el Tte. GUELFI esta circunstancia?
Urien: Así es; me dio el nombre, pero en este momento no lo puedo precisar.
Dr. Moreno Ocampo: Si el testigo se refirió a que no podía hacer esta declaración porque era secreto militar, ¿cuál era, cuáles eran las declaraciones que no se podían hacer, por ser secreto militar?
Dr. D’AIessio: ¿Sobre qué bases entendía Ud. que era secreto militar hasta que le fue comunicado que se lo había relevado del secreto?
Urien: Después del golpe de marzo de 1976, se impartió una orden de que todo lo conocido, actuado, realizado, pasaba a ser, con respecto a la subversión, secreto militar.
Dr. Moreno Ocampo: Ninguna más.
Dr. D’AIessio: ¿Los defensores? Su testimonio ha terminado; puede retirarse. Lo escuchamos Dr. TAVARES.
Dr. Tavares: Sí. Sr. presidente, en la audiencia del día de ayer tomé conocimiento de la negatoria de mi pedido de que se reciba declaración testimonial al Gral. (RE.) Domingo Antonio BUSSI, ofrecido por mi parte a raíz de las declaraciones del ex gendarme César TORRES; la secuela decisión, cuya revocatoria se postula, se fundamenta en dos motivos que dicho testimonio se requiere sólo en un aspecto de la declaración de TORRES y que sus dichos no están corroborados por ningún otro elemento; sobre la primera cuestión ha de señalarse que el ex gendarme TORRES se refirió, entre otros hechos graves, a fusilamientos ocurridos en Tucumán en la época en que el Gral. BUSSI era gobernador de la provincia y representante del comandante en jefe del Ejército; frente a la extrema gravedad de la imputación, está claro que no tiene relevancia que la misma se refiera a aspectos parciales o totales de la declaración de TORRES. Cabe señalar que V.E. en numerosos casos ha admitido con actitud de criterio la prueba testimonial ofrecida por el Sr. fiscal de Cámara, como en el caso de ciudadanos extranjeros absolutamente ajenos a los hechos de la causa, que han prestado dilatadas declaraciones en relación a sucesos que no han caído bajo la percepción de sus sentidos; asimismo, con posterioridad al vencimiento del plazo para ofrecer pruebas, han aceptado también con criterio amplio, sin objeción, declaraciones de personas citadas por testigos en aspectos parciales de sus dichos, en relación con sucesos de entidad mucho menor a la referida y a sugerencia de las partes, entre las cuales me incluyo, lo que torna, en alguna medida, inconsecuente la denegatoria recurrida, con respecto a otras decisiones del Tribunal y en la misma causa. Por otra parte no omito consignar que estoy de acuerdo con V. E. en el sentido de que las manifestaciones de TORRES no están corroboradas con otro elemento, pero precisamente lo que se pretende es de mostrar a VE, la palmaria mendacidad de tales aseveraciones ampliamente difundidas. Por las razones expuestas juzgo que la denegatoria es arbitraria violatoria del derecho de defensa en juicio que consagra el Art. 18 de la Constitución Nacional; estas razones me mueven a impugnar, por las vías del recurso de reposición que planteo, la decisión que deniega el pedido del testimonio del Gral. BUSSI; en consecuencia, solicito a VE, se revoque por contrario imperio la decisión recurrida, y se haga lugar a la declaración testimonial referida.
Dr. D’AIessio: Se tiene presente. Dr. atento, si es otra petición, atento al carácter oral del juicio, yo le rogaría que resumiera la argumentación, sin perjuicio de alcanzar al secretario, como avudamemoria el escrito.
Dr. Tavares: Cómo no, Sr. presidente; así lo haré; en la audiencia de ayer el testigo PORTA se refirió a la existencia de un supuesto documento firmado por los Grales. MARADONA, Luciano B. MENENDEZ y Juan B. SASIAIN, en el cual, según el declarante, se le hacía saber que había sido condenado a muerte; podría inferirse de dicho documento la notificación de una sentencia dictada por el Tribunal, pero sin perjuicio de lo expuesto y a fin de mostrar la mendacidad de esa cesión, ya que en ningún momento el Gral. SASIAIN integró el comando en la ciudad de Córdoba con los referidos generales, solicito en concreto que se oficie a los tribunales militares de la provincia de Córdoba, a fin de corroborar tales manifestaciones, vale decir que en ningún momento los Grales. SASIAIÑ y MARADONA actuaron en forma simultánea en la guarnición Córdoba. Eso es todo, Sr. presidente.
Dr. D’AIessio: Se tiene presente. Dr. LOPEZ, que comparezca el siguiente testigo.